domingo, 23 de diciembre de 2007

Aplicacionista Destacado

Joaquín Molfino Chiorrini
Empresario Radial, innovador incansable

Nací en Santiago (nieto e hijo de navegantes Italianos) el 24 de nov de 1935. Ellos, mis progenitores, se encontraron con un ser bien atípico en todo. Partí en el Saint George y luego al Liceo de Aplicación, para terminar en este en 1955. La razón fue mi individualismo y la comodidad espiritual de sentirme navegar en aguas gratas.

Siempre mi mente giraba en volar, sí volar, también en el vuelo de las ondas de radio, la botánica, la naturaleza y la música, pero no se porque estudié Ciencias Políticas y Administrativas en la Universidad de Chile.

Se fueron decantando los pensamientos y persistió la música, pero ¿cómo oírla en toda su dimensión, donde uno quisiera? Para mi, colarme al Municipal era mi mayor placer, ahí comprendí lo que era oír música al natural, en forma real, una magnificencia.

Así, un día no se cuando ni como, me dije "hay que hacerlo". Como no poder llevar por el aire, el éter, una orquesta entera con toda esa maravillosa gama de sonidos, magnificencia y resonancias que solo se dan en la naturaleza en agrupaciones musicales "en vivo"... y rompí con todo, leí, viajé por Europa y USA y observé que si existía ese medio de hacerlo: era la FM.

Pero como hacerlo si las importaciones eran cosa casi prohibida y mis medios económicos, solo ideas en la mente. Pero el impulso y la vehemencia era mayor. Con frustración comprendí que jamás llevaría a la práctica un proyecto semejante, si no era con una decisión con mucho esfuerzo y sin vuelta atrás.

Y así, vino un golpe de viento a favor. Yo caminaba por Huérfanos una tarde de verano de 1958, cuando quiso el destino que me encontrara frente al presidente Don Jorque Alessandri. Sentí un impulso irrefrenable de dirigirme a él y le expuse la idea de crear una estación FM con un sentido valorico. Meditó unos instantes (que me parecieron siglos), finalmente le gustó la idea, porque me mandó a hablar con el Ministro del Interior, Sótero del Río. En resumen, 2 años se demoró en tramitarse el decreto de autorización para implementar la primera estación de Frecuencia Modulada en Chile y Sudamérica.

Luego, vino otro punto difícil. Como hacerla realidad: Con más ingenio que medios económicos, cuatro años después, un 1 de marzo de 1962, Santiago pudo oír la primera transmisión FM autónoma en HI-FI: El Conquistador. El tiempo fue pasando rápido. El nuevo problema al que nos enfrentaríamos, sería la escasa cantidad de discos Long Play 33 1/3. Entre amigos y simpatizantes pudimos tener más variedad en música orquestal y clásica. Y el segundo escollo que veíamos imposible de superar era que no había receptores de FM en el país. Me costó un mundo convencer al comercio que los importara y así empezaron a llegar marcas preferentemente Alemanas, como Grundig, Saba, Telefunken y otros. Esos dueños fueron realmente los auditores fundadores de El Conquistador.

Pero eso no era todo, percibía que los auditores desearían que nuestra señal algún día fuese móvil y me tocó otra dura batalla, cual fue convencer a los importadores de autos, que los trajeran premunidos de receptores con frecuencia modulada, lo cual no fue fácil y me demoró un buen tiempo. Como todas las cosas, faltaba el tercer obstáculo. Nuestra estación transmisora estaba en el piso 11 de Alameda 580, esquina San Isidro y desde allí, la señal llegaba débilmente hasta Pedro de Valdivia. Entonces vino la necesidad imperiosa de colocar un enlace, cosa impensable, entre ese punto y la cima del Cerro San Cristóbal, donde instalaríamos el transmisor. Eso nos dio una tremenda cobertura y un gran entusiasmo, y así empezamos a pensar que algún día podríamos tener retornos económicos que nos permitieran vivir.

Pasaron los años y hoy cubrimos todo el territorio nacional, desde Arica a Tierra del Fuego, con estaciones de Alta Cobertura y una programación mixta, en parte realizada en nuestros Estudios Centrales en la comuna de Huechuraba, Santiago y otra en cabeceras de provincias.

Además, tenemos dos señales por internet, podcast y visión TV de los programas periodísticos.

El norte de esta radio, esperamos no perderlo después de navegar 45 años con la bandera de la cultura y los valores al tope, cosa cada vez más rara en estos tiempos.

Las enseñanzas entregadas por nobles profesores, como Julio Orlandi y el rector don Pedro Contreras, entre otros, me entregaron tal vez el impulso irrenunciable de consolidar un ideal.

Una nueva aventura en su larga trayectoria de emprendedor de don Joaquín.

Un día de Agosto de 1994, don Joaquín Molfino se despierta en la mañana con un simpático y extraño sueno..."había soñado que aquí frente al parque de la casa del fundo corría raudo un Tiranosaurio Rex dando veloces saltos de un lado a otro" .El sueño era muy entendible después de haber visto un par de días atrás el estreno de Jurasic Park.

Pero la conversación siguió adelante... Oye, habrá algún animal parecido... Se podrá criar... Que tal los avestruces?

Así comenzó la investigación. Más de un año recorriendo criaderos en EEUU, Canadá, África y Europa. Pero lo que nos convenció fue el producto.

Hay un principio básico en Marketing: Cuando un producto es bueno, tarde o temprano termina por venderse. Y cuando uno prueba la carne de avestruz y conoce el cuero, se da cuenta que estamos en presencia de este tipo de producto.

El resto ya es historia. Cerca de un año y medio del sueño, llegaba a Chile la primera partida de Avestruces African Black .Y sin darnos cuenta habíamos echado a andar una pequeña bola de nieve.

A poco andar supimos de un par de criaderos que también estaban formándose en otros lugares de Chile. Y juntos fundamos la Asociación de Criadores de Avestruces de Chile. Hoy ya somos muchos, pero a todos nos une el mismo espíritu: La Innovación.

Nosotros creemos fehacientemente que la cría de avestruces es la ganadería del futuro. No existe un método mejor, más eficiente de producir carne que los avestruces... y nadie lo discute. Y de paso se produce otros grandes productos como el cuero.

Queremos agradecer en esta nota a grandes colaboradores en este proyecto, sin los cuales sería imposible avanzar. Destacado lugar lo tiene nuestro Ingeniero Agrónomo, como también nuestro Administrador del fundo y su mano derecha en el área avestruces, quienes han cambiado el lazo por un gancho. De igual modo, toda la gente quien ha ayudado a consolidar esta idea.

Las anécdotas han sido parte de estos años. Como olvidar los la memorable visita de su Excelencia el Presidente de la Republica de Botwana y nuestro gran amigo Sir Ketumile Masire.

No cabe duda que don Joaquín debe estar planeando un nuevo proyecto, mientras nosotros disfrutamos de la música de El Conquistador.
http://www.cqfm.cl/


Agradezco a don Joaquín Molfino su colaboración para la confección de esta nota.