sábado, 17 de noviembre de 2007

Aplicacionista Destacado

Manfred Max-Neef
Economista, Músico, Profesor y Rector Universitario,
Candidato a la Presidencia de la República, Premio Nobel Alternativo

Manfred nació el 16 de octubre de 1932 en Valparaíso, Chile. Sus padres eran alemanes, que, sin embargo, no pertenecían a la clásica inmigración introvertida del siglo XIX, sino a aquéllos que se trasladaron a América del Sur luego de la 1a Guerra Mundial. Su madre le transmitió una educación humanista y el amor por la música; el padre es uno de los fundadores de la economía política chilena.

Realizó sus estudios de Humanidades en el Liceo de Aplicación, egresando el año 1949 de sexto de humanidades, posteriormente ingresó a estudiar economía.

Manfred Max-Neef relata a propósito de su egreso de la universidad: “Recién graduado de la Universidad de Chile, a los 21 años de edad, recibí una oferta de trabajo de la Shell. Me sentí legítimamente orgulloso de ser contratado por una de las mayores empresas del mundo. Hice muy buena carrera en unos pocos años, convirtiéndome en un muy joven y exitoso ejecutivo. Pasados cuatro años me encontré una noche solo en mi sala de estar, escuchando la Primera Sinfonía de Brahms. Al llegar el segundo movimiento tuve la súbita sensación de que Brahms me preguntaba: “¿Qué haces con tu vida?” Fue una sensación tan intensa que comencé a imaginar visiones de mi futuro como ejecutivo a nivel mundial, realizando grandes negocios petroleros, en medio de connotados magnates. De pronto tuve la certeza de que ese personaje no encajaba conmigo. No logré reconocerme a gusto en esas imágenes. Una semana después renuncié sin revelar, por cierto, las verdaderas razones “brahmsianas”. Regresé a la Universidad a completar mis estudios de postgrado. Adquirí así con Brahms una deuda de gratitud de por vida.”

Max-Neef abandona la carrera convencional para dedicarse al vagabundeo intelectual, desarrollando al mismo tiempo un creciente interés por cuestiones del desarrollo. En 1957 dio las espaldas a la industria y se dedicó a estudiar los problemas de los países en desarrollo. Trabajó para organizaciones de la ONU y en diversas universidades de EE.UU. y América Latina. En 1961 acude a un llamado académico de EE.UU., donde pasa a ejercer la docencia en Berkeley, California.

En 1973 acepta un llamado de la Universidad de Chile, a la que arriba poco antes del golpe de Estado contra el gobierno de la Unidad Popular. Max-Neef se marcha al exilio.

En Argentina pasa a trabajar en la Fundación Bariloche, fuertemente marcada por Carlos Mallmann, y donde se cultivan simbióticamente las ciencias naturales, las matemáticas y la música. En esos tiempos es editado «Límites de la pobreza», de A. Herrera y H.D. Scolnik, en el que se presenta el «modelo de Bariloche» donde se plantea un modelo del mundo alternativo, basado en la igualdad y en la idea de cubrir las necesidades básicas, que no termina con el colapso global.

Entre el trabajo de proyecto y la reflexión teórica, crece su bagaje de ideas. Max-Neef es premiado finalmente en 1983 con el Nobel Alternativo.

Con el dinero del premio, Max-Neef funda en Santiago de Chile el Centro de Estudio y Promoción de Asuntos Urbanos (CEPAUR), con el objetivo de poner en práctica sus ideas sobre un «desarrollo a escala humana» y desde entonces se multiplican los premios internacionales.

Max-Neef se transforma en miembro del Club de Roma, de la Academia Europea de Ciencias y Artes, del Grupo Internacional de Protectores del Programa de Estudios sobre Refugiados de la Universidad de Oxford, Gran Bretaña, así como de los comités Científico de la Academia Leopold Kohr de Salzburgo, Austria, y Honorario Internacional de la Fundación Dag Hammarskjold, de Suecia. Asimismo, forma parte del Consejo Asesor del Instituto para la Creatividad Ambiental (Creative Environment Institute) de Yokohama, Japón y funge como consejero científico de la Universidad del Mar Negro, Rumania, y de Fellow de la Schumacher Society británica.

Profesor de Economía Ecológica en el también británico Schumacher College, con sede en Devon, además, participa en el Consejo Editorial de la Revista Internacional de Economía Ecológica (Journal of Ecological Economics). Catedrático de Economía del Desarrollo en la Universidad de California, Berkeley, y maestro visitante de varias universidades de Estados Unidos y de otros países de América Latina.

Para sus actividades actuales, el experto en economía aplica la vasta experiencia acumulada como miembro del Consejo Asesor de los Gobiernos de Canadá y Suecia para el Desarrollo Sustentable, o como profesor titular de Economía de la Universidad de Chile.

Entre otras funciones, se desempeñó como Economista General del Fondo de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), Jefe de Misión de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), consultor de del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Su búsqueda intelectual, la simpatía para con la gente sencilla, el small is beautiful de Schumacher, la obsesión de Leopold Kohr por unidades abarcables, inspirado por la Fundacion Dag-Hammarskjöld, que necesitaba ejemplos de desarrollo sectorial alternativo en América Latina, el pensamiento alternativo de la Fundación Bariloche y sobre todo su propio trabajo de proyecto alimentaron la búsqueda de Max-Neef de propuestas para la puesta en práctica del «desarrollo a escala humana». Como el desarrollo no debe ser impuesto desde arriba, sino que debe venir de la base, elaboró un método para aprehender los verdaderos deseos y necesidades de la gente sencilla.

El «desarrollo» lo definió como la «liberación de posibilidades creativas» de todos los integrantes de una sociedad, como un concepto claramente separado del crecimiento económico y sin ser una condición para éste.

El objeto de su búsqueda lo ejemplifica el acto de una madre que amamanta a su bebé: un recién nacido tiene una necesidad básica, la subsistencia; la satisfacción la encuentra en ser amamantado, un acto que a su vez despierta otras necesidades, tales como protección, amor e identidad y simultáneamente estimula su satisfacción.

De acuerdo con ese modelo, Max-Neef construye una matriz básica con nueve necesidades básicas (una décima, la búsqueda de la trascendencia, le pareció entonces demasiado osada), conectadas axiológicamente con cuatro categorías de satisfacción de necesidades. Las nueve necesidades fundamentales son: subsistencia, protección, afecto, entendimiento, participación, ocio, creación, identidad y libertad. Las cuatro categorías correspondientes al nivel de las satisfacciones son: ser, tener, hacer e interacción.

Experimentos se realizaron originalmente a fines de los años 60 y comienzos de los 70 en diferentes lugares de América Latina y luego continuaron en otros lados, aún en países desarrollados. Con las experiencias así obtenidas cristalizó ya por entonces un resultado que tendrá un valor central en el pensamiento posterior de Max-Neef: no existe, tal su tesis, correlación alguna entre el grado de desarrollo económico (industrial) y la felicidad relativa de las personas implicadas y también parecen aumentar la soledad y la alienación en las sociedades desarrolladas.

Para los conocedores de las teorías del desarrollo, tales formulaciones no son nada nuevo. En ese sentido, Max-Neef no es tanto un teórico, sino más bien un pensador pragmático sobre lo sensato y factible, que desea inspirar a la gente sencilla de la periferia geográfica y social a desarrollar la iniciativa propia, la responsabilidad y la búsqueda de identidad. Tampoco es el fundador de una escuela propia del pensamiento, sino que se mueve dentro de parámetros definidos ya por otros antes que él: Schumacher, Kohr, la Fundación Bariloche, la Fundación Dag Hammarskjöld. Max-Neef quiere ser una voz en el coro de los pensadores alternativos, una voz obstinada y alta.

En sus reflexiones sobre el futuro de la humanidad llega a definir escenarios posibles entre el ocaso y la factibilidad. Como posibilidades se cuentan la desaparición parcial o total de la humanidad como consecuencia de una catástrofe nuclear o ecológica. Pero el verdadero terror es para Max-Neef el escenario de una concretización de la ciencia ficción, el supuesto de una sociedad de bárbaros polarizada, en la que los ricos se parapetan detrás de alambre de púa, rejas de alta tensión, muros con astillas de vidrio y vigilantes armados, mientras que alrededor, en medio de paisajes pesadillescos, los marginados vagabundean y roban.

Esas reflexiones lo llevan en los años 90 a formular la tesis del «umbral»: en un determinado punto del crecimiento económico, con la industrialización clásica, la calidad de vida de los ciudadanos comienza a disminuir. Verificó esa hipótesis sobre la base del indice del Bienestar Económico Sustentable de la ONU: Austria, en su calidad de tímido modernizador, obtiene una mejor posición que Alemania y los países de Europa continental experimentan el «punto umbral» menos dramáticamente que Inglaterra o EE.UU.

Para la mayoría de los chilenos Manfred Max-Neef se hace conocido a mediados de los noventa, cuando en medio de una elección presidencial polarizada, lanza una extraña campaña presidencial donde el candidato, el propio Manfred, afirmaba que por ningún motivo quería ser presidente del país. La candidatura en 1993, logró superar en votos al candidato Comunista, fue generada en un proceso participativo por un nutrido arcoiris de organizaciones políticas y sociales contestatarias. Ello, en un contexto en el que estaba garantizado el triunfo del candidato presidencial de la Concertación, por lo que podía esperarse que una porción del electorado buscara su expresión a través de esta candidatura.

Fue Rector de la Universidad Austral de Chile (1994 – 2002). En la actualidad se desempeña como Profesor de Economía Ecológica y Pro Decano de la Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas en la Universidad Austral de Chile, y mantiene relaciones de colaboración con diversos grupos de investigadores de Europa y América Latina.


SUS OBRAS

  • Limits to Anthropic Manipulation of the Biosphere. Paper, Universidad de Chile y el Club de Roma, 1999.

  • Economic Growth and Quality of Life: A Threshold Hypothesis, en: Ecological Economics, 15 (1995), 115-118.

  • Economía Descalza Señales desde el Mundo Invisible (1993).

  • Desarrollo a Escala Humana: Conceptos, Aplicaciones y Reflexiones (1993).

  • From the Outside Looking in: Experiences in Barefoot Economics. Foreword by Leopold Kohr, Uppsala, Dag-Hammarskjöld-Foundation (nueva edición, Londres, Zed Books 1992).

  • Real-Life-Economics. Understanding Wealth Creation. Editado por Paul Ekins y Manfred Max-Neef, Londres, Nueva York, Routledge. 1992

  • Repensando la Ciudad de América Latina (1988).

  • Real Life Economics: Understanding Wealth Creation (1992).

  • From the Outside Looking In: Experiences in Barefoot Economics (1992).

  • Human Scale Development. Conception, Application and Further Reflections. Nueva York, Londres, Apex Press. 1991

  • Entwicklung nach menschlichem Mass (1990).

  • From the Outside Looking In (1984).

  • Fran Andra Sidan (1984).

  • Sociedad civil y cultura democrática: mensajes y paradojas. Con Antonio Elizalde Santiago de Chile, CEPAUR. 1989.

  • Trabajo, Tamaño Urbano y Calidad de Vida (1978).

  • En el Mundo Aparte (1972).

  • Los Recursos para el Desarrollo (1968).

  • Motivación Empresarial y Concentración del Poder Económico (1965).

  • En Torno a una Sociología del Desarrollo (1965).

    Distinciones
  • Premio Nobel Alternativo 1983, galardonado por el Parlamento de Suecia como el creador de los principios de "Economía Descalza" y de la Teoría del Desarrollo a Escala Humana.

  • En 1987, recibió el Premio Nacional por la Promoción y Defensa de los Derechos Humanos, entregado por un grupo de instituciones que luchaban contra la dictadura que rigió el destino de Chile entre 1973 y 1990 y que reconoció de esa manera la labor del científico a favor de la democracia en su país.

  • Escudo de Oro por sus méritos Gran Oficial de la Orden del Sol de Carabobo, Venezuela.
    académicos, galardón que otorga la Universidad de Manizales, Colombia. (1997)

  • La Universidad japonesa de Soka le confirió el Galardón Universitario al Honor más Elevado (University Award of Highest Honour)(1997).

  • Medalla “Excelencia Universitaria en Grado de Oro”, Universidad Santiago de Cali, Colombia.

  • Doctor de Economía Honoris Causa por la Universidad de Jordania.

Referencias
http://www.sipaz.net/noticias.shtml?x=4572
http://es.wikipedia.org/wiki/Manfred_Max-Neef
http://www.tierramerica.net/global/consejo/mmneef.shtml
http://www.revistaca.cl/2005/10/manfred-max-neef-la-inevitable-necesidad-de-una-mayor-eficiencia-energetica/
http://www.max-neef.cl
http://www.mundonuevo.cl/revista/nov_dic_2007/interior_jpg/10.php
http://www.iepe.org/revista/ver_articulo.php?id=91&PHPSESSID=44b4f3170fde70b904ef7d9f4aa60cb4
http://www.mundonuevo.cl/revista/nov_dic_2007/interior_jpg/10.php
http://www.revistaca.cl/2005/10/manfred-max-neef-la-inevitable-necesidad-de-una-mayor-eficiencia-energetica/