sábado, 27 de octubre de 2007

Aplicacionista Destacado

Aurelio Núñez Morgado
Senador, Embajador de Chile en España
(1885 – 1951)

Realizó sus estudios en el Liceo de Aplicación, egresando en el año 1903. Posteriormente realizó estudios de Ingeniería.

Hijo de Herminia Morgado, casado con Isabel Meyer Espíndola. Con quién tuvo dos hijos.
.
Fue uno de los fundadores del Partido Radical Socialista (PRS) junto a José Eliseo Peña Villalón y Benjamín Manterol, que fue un partido político de centro-izquierda chileno que existió entre los años 1932-1941.Creado a la caída de Ibáñez en 1932 y conformado por militantes del Partido Radical. Participo en la Federación de Izquierda, fue una coalición electoral formada en 1932. Su principal objetivo era apoyar la candidatura de Arturo Alessandri Palma en la elección presidencial de 1932, siendo designado su representante y árbitro. La coalición estuvo conformada por los partidos Demócrata, Liberal Democrático, Social Republicano y Liberal Doctrinario y Radical Socialista. Disuelto por diferencia entre sus integrantes y la renuncia de Alessandri como árbitro de la coalición. (1)
.
Electo por la Primera Agrupación Provincial "Tarapacá y Antofagasta", para el período 1933-1937. El senador Aurelio Núñez Morgado fue designado embajador en España, en enero de 1934 y el 9 de mayo del mismo año el Tribunal Calificador proclamó electo en su reemplazo, a Fernando Alessandri Rodríguez. (2)


Embajador de Chile en España

La guerra civil que asoló a España entre 1936 y 1939 fue uno de esos acontecimientos que adquirió proyección universal por las fuerzas que aparecían en juego. En Chile el conflicto se manifestó en dos frentes. En el plano interno las opiniones se abanderizaron conforme a las simpatías ideológicas y la contingencia política local. En la esfera diplomática, la decisión del representante chileno, Aurelio Núñez Morgado, de dar asilo a un gran número de personas complicó gravemente las relaciones entre la república española y el gobierno de Alessandri.
.
Casi sin excepción, las representaciones diplomáticas acreditadas en Madrid abrieron sus puertas a muchas personas que por su profesión, sus títulos, su posición social o la dignidad de su conducta, eran perseguidas a muerte por las milicias del Frente Popular; el Decanato del Cuerpo Diplomático-desempeñado, a falta del Nuncio de Su Santidad, por el Embajador de Chile, Don Aurelio Núñez Morgado­ coordinó los humanitarios esfuerzos de las misiones extranjeras, destacando por su generosidad en la concesión del derecho de asilo las representaciones hispanoamericanas, que respondieron a los lazos de la sangre que unían a España con sus respectivos países y cumplieron su humanitaria misión sin que el diverso matiz político de cada uno de estos países se reflejase en tibieza para el cumplimiento de esta piadosa tarea. (3)

El problema se prolongó más allá del término del conflicto, en cuanto el nuevo gobierno rehusó reconocer el derecho de asilo en favor de los republicanos que encontraron refugio en la embajada después de la caída de Madrid; más aún, el cambio de signo político que se produjo en Chile con el advenimiento del Frente Popular agravó las tensiones al extremo de producir una ruptura temporal de las relaciones diplomáticas en 1940.

Otros antecedentes van apareciendo a medida que se desarrollan los planteamientos, con el riesgo de algunas reiteraciones. La gestión diplomática chilena y la llegada de españoles a Chile después de terminada la guerra han dado origen a algunos mitos cuya resistencia a la verdad histórica es sólo comparable a la de ciertos microbios frente a los antibióticos. El autor se hace cargo de los más conocidos y es de esperar que los antecedentes aportados logren al fin destruirlos. Uno de ellos se refiere a los españoles llegados a Chile a bordo del Winnipeg, que no fueron propiamente exiliados, sino inmigrantes selectos, usando este término en un doble sentido: por el criterio político con que fueron autorizados a embarcar y por la destacada trayectoria que varios de ellos tuvieron en Chile.

Con todo, y más allá del contexto general y el influjo de las personalidades, el problema medular es el derecho de asilo. Sostenido por la Cancillería de Santiago y criticado por los sucesivos gobiernos españoles y en su momento por la izquierda chilena, terminó por ser reconocido por los actores involucrados como un eje central de la política humanitaria del Gobierno de Chile. (4)

Los Asilados en la Embajada de Chile

La sublevación que comenzó el 17 de Julio, encabezada por las tropas del tercio español (9) en Marruecos, fue seguida inmediatamente por las guarniciones de diferentes ciudades, tales como Pamplona, Valladolid, Sevilla, Cáceres, etc. En manos republicanas se encontraban las dos principales ciudades: Madrid y Barcelona, y otras como Zaragoza y Oviedo opusieron una resistencia tenaz, que llevó al fracaso del levantamiento de los llamados “nacionales”.

El hecho de estar en alguno de los lugares donde se desarrolló el conflicto, otorga una perspectiva, que, más allá de la posición política de quien relata, entrega hoy a la distancia, una mirada que no debe ser olvidada, por la crudeza de los enfrentamientos y las consecuencias que éstos conllevaron. Así, por ejemplo, Núñez Morgado señala que “ Desde el primer día, la guerra civil asumió caracteres de una violencia jamás igualada y no intentare numerar los crímenes atroces, verdaderamente espeluznantes, que se cometieron que costaron las vidas de millares de ciudadanos, de muchachos jóvenes, de mujeres, aún de niños, muchos de ellos sin mas pecado que llevar un nombre destacado, que, arrancados, por la noche, de sus hogares ó de las cárceles donde habían sido recluidos, encontraron la muerte, sin trámite ni juicio alguno, bajo las balas despiadadas.... ” (5).

Bastantes países extranjeros con embajadas y consulados en España decidieron prestar acogida a algunas personas amenazadas o perseguidas en Madrid a causa de su ideología (no siempre derechista) y cuyo destino iba a ser la cárcel y/o la muerte violenta; el chileno Aurelio Núñez Morgado, decano del cuerpo diplomático, fue el principal valedor de la humanitaria iniciativa que salvó muchas vidas y que, con altibajos diversos -pues hubo, por ejemplo, violación de la inmunidad diplomática en el asalto que sufrieron legaciones como las de Finlandia, Perú y Turquía-, se mantuvo hasta el final de la guerra; en todo ese tiempo fue realizada asimismo la evacuación de algunos grupos de refugiados al extranjero y hubo también canjes de personas significadas de una y otra zona (el falangista Raimundo Fernández Cuesta por el republicano Justino de Azcárate, por ejemplo) (6)

El decano interino del cuerpo diplomático, el embajador chileno, fue el que coordinó las actividades diplomáticas y humanitarias comunes. Los diplomáticos se interesaban por el destino de los reclusos y por las relaciones generales reinantes en las cárceles, protestaban contra los paseos, descubrían las fosas comunes, pero, ante todo, abrían las puertas de sus misiones para los españoles amenazados. Pero no todos. Los ingleses, estadounidenses y soviéticos no ofrecían asilo, como tampoco lo hacían Japón, Ecuador, Irlanda, Bulgaria, Dinamarca y Egipto.

Otra era la situación en la Embajada chilena en España. Desde los primeros días de la rebelión, el Embajador Aurelio Núñez Morgado, hizo sentir abiertamente su inclinación por la causa rebelde. Convirtió la embajada, situada entonces en la calle Prado Nº 26, su casa y las de sus amigos, en un hervidero de asilados. Entre los que destacaban aristócratas rebeldes, dirigentes de los partidos de derecha, espías y quintacolumnistas. (7)

En el año 1941 se publicó en Argentina el libro, Los sucesos de España vistos por un diplomático (8), de Aurelio Núñez Morgado. En él, el embajador repasa con detalle su desempeño durante la contienda y da su particular visión sobre los orígenes del conflicto español.

Asilado Prolongado

(1) http://es.wikipedia.org/wiki/Partido_Radical_Socialista_(Chile)
(2) http://biografias.bcn.cl/pags/biografias/detalle_par.php?id=967
(3):
http://www.memoriando.com/resenas/resrom.htm
(4) Cristián Garay Vera, Relaciones tempestuosas: Chile y España, 1936-1940, Instituto de Estudios Avanzados, Universidad de Santiago de Chile, Santiago, 2000, 186 páginas. http://www.puc.cl/historia/cinfo/Articulos/couyoumdjian4.htm
(5) http://www.memoriando.com/resenas/resrom.htm
(6) http://www.cervantesvirtual.com/servlet/SirveObras/12471630933481506321657/p0000001.htm
(7) Sobre poetas, diplomáticos, espías y circos Julio Gálvez Barraza, es autor del libro Neruda y España. Ril Editores, Santiago de Chile, 2003. ( http://www.elecohernandiano.com/numero%2017/seopinion.htm)
(8)
Núñez Morgado, Aurelio , Los sucesos. de España vistos por un diplomático, Buenos Aires : [s.n.], 1941 (Tall. Gráf. L. J. Rosso)
Foto:
http://www.pollonidesign.com/mimi/1938-1942_9.html

3 comentarios:

Teresa dijo...

Agradezco el artículo sobre mi abuelo, que me pareció muy interesante.
Sólo un alcance. El matrimonio entre Aurelio Nuñez Morgado y la sra. Isabel Meyer Espíndola tuvo 5 hijos: Aurelio, Isabel, Fernando, Adriana y Marta

Jorge Javier Nuñez Trejo dijo...

Se agradece eternamente el comentario sobre mi Tío Abuelo. Jorge Javier Nuñez Trejo. jjnunezt@hotmail.com. Puerto MOntt Chile

Jorge Javier Nuñez Trejo dijo...

Se agradece eternamente el comentario sobre mi Tío Abuelo. Jorge Javier Nuñez Trejo. jjnunezt@hotmail.com. Puerto MOntt Chile