miércoles, 4 de julio de 2007

El Liceo de Aplicación y su historia

El Liceo de Aplicación y su historia a 1996.

Con 104 años de vida y en los últimos 50 años el Liceo de Aplicación ha vivido un periodo de una magnitud desconocida por la ciudadanía.

Concluía el periodo político el Presidente Gabriel González Videla y nuestro Liceo estaba acéfalo con el desaparecimiento del antiguo Rector, colega de Física, don Matías González Rioseco.

Aspiraba a la Rectoría, en esos momentos, el antiguo profesor de Historia, abogado y posteriormente Senador por Tarapacá don Guillermo Izquierdo Araya. Las circunstancias políticas de aquella época y los movimientos sociales y gremiales, llevaron a pronunciarse al Ejecutivo por el candidato a la Rectoría del Liceo de Valparaíso, don PEDRO CONTRERAS VALDERRAMA A quien el Supremo Gobierno, conociendo una vida entregada en Chillan y posteriormente en Valparaíso a la Educación, lo distinguía con la Dirección de uno de los Liceos mas importantes del país, nuestro octogenario Establecimiento.

El Liceo experimento una participación activa en los eventos que en la época, la sociedad y las instituciones nacionales e internacionales lo invitaban a colaborar. Bajo la conducción de don Pedro Contreras, las Universidades se vieron enriquecidas con una legión de futuros profesionales de primera calidad.

El incentivo hacia el Profesorado, los trienios y las cátedras, hicieron de nuestra octogenaria casona, el Liceo mas apetecido por las autoridades. Nuevamente don Pedro era el centro de la sociedad santiaguina. Prodigaba las aulas de su Liceo a los mejores educadores.

Profesores de Castellano, entre otros, era el presidente de los taquígrafos del Congreso Nacional, don Francisco Salazar, fundador de la Universidad de Temuco; don Enrique Cañas Flores, Diputado, Periodista, etc, don Guillermo Izquierdo Araya, Senador, abogado, periodista, autor de textos, etc, en Matemáticas, el Director del Observatorio Astronómico de la UNIVERSIDAD DE CHILE, don Mario Dujisin Kartulovic, en dibujo don Eliseo Otaiza, perito calígrafo de la Corte Suprema; en la asignatura de Ingles don Guillermo Gandarillas, abogado de la Contraloría General de la Republica, autor de Textos de Educación Cívica y Economía Política junto con el Senador Guillermo Izquierdo; en Matemáticas, don Álvaro Tobar, catedrático universitario y creador de Escuelas Nacionales de Victoria y Antofagasta, creador de la Escuela de Ingenieros Forestales de Victoria; en Historia y Geografía don Julio Cesar Jobet, catedrático de la Universidad de Chile, Ministro en Yugoeslavia; profesor de Historia, Geografía Ec. Política y Educación Cívica el Tri-Ministro; del Trabajo, de Justicia y de Hacienda, don Oscar Herrera Palacios.

En realidad son muchos mas los Profesores con una excelencia académica dignas de ser realzadas, a quienes les cupo dirigir como gran "Capitán" del Enorme Barco que es y ha sido nuestro Liceo, don Pedro. Pero vale la pena manifestar que los Consejos de Profesores con la presencia de estos catedráticos, eran enriquecidos también con la participación de los profesores, Escritores de Artes Plásticas don Manuel Soto Morales, conocido como Lautaro Yancas y don Leoncio Guerrero, autor nacional de numerosos libros y novelas.

Otro detalle digno de considerar, era el de sentirse don Pedro como Presidente del Colegio de Rectores, ya que en los Consejos, también asistían como miembros de el, el profesor de Química, don Jaime Petit Breuille Osorio, Rector del Liceo Nocturno N*7 de Nuñoa; Napoleón Tauler, Rector del Liceo Nocturno, José Manuel Balmaceda, profesor de Filosofía; Rector del Liceo Nocturno La Granja el autor de este articulo, Profesor de Historia, Geografía, Ed. Cívica del Aplicación, Ladín Canto Ibarra; profesor de Castellano Jorge Espinoza, Presidente de la Sociedad Nacional de Profesores S.O.N.A.P, etc, etc.

El periodo del Patriarca Educacional don Pedro Contreras, tuvo a nivel internacional una culminación de su labor al recibir en el seno del Liceo a uno de los mas famosos Presidentes de la ONU, don José Maza Fernández en 1956, Ex-alumno del Liceo, Ministro, parlamentario, abogado, periodista, etc, etc, pocas instituciones como nuestro Liceo ostentaron tantos honores por la participación en la vida publica.

Corria el año 1975, nuevamente el Liceo sufría el alejamiento de su Jefe Máximo, llegando a asumir, el antiguo Inspector del Instituto Nacional, don Manuel Pavez Orellana. Daba la impresión que nuestra ya centenaria institución, estaba experimentando la presencia de un motor con todas sus bondades a un viejo carruaje que era el Establecimiento.

Todo el Liceo tomo el movimiento y se hermoseo desde su frontis hasta el mobiliario. El Centro de Ex-alumnos fue reorganizado bajo su iniciativa. Se iniciaron los nuevos Registros con un Libro de Inscripción. Manuel Pavez, como nuevo Rector del Aplicación fue homenajeado por las autoridades locales y por el poder Judicial, donde gran parte de los Magistrados de las Cortes eran Ex-alumnos de nuestro Establecimiento. Manuel fue incorporado a la Cofradía Aplicacionista ya que la camiseta la llevo junto a su corazón.

El entusiasmo por hacer cosas y tenerlo todo, lo hizo un día expresarse de la carencia de piano, para su Liceo. Su queja la oímos la Directiva del Centro de Ex-alumnos y de inmediato hubo una reacción silenciosa. Al día siguiente, aparecían dos pianos para el Liceo, obsequiados por los Ex-alumnos. Manuel Pavez, renovó el Establecimiento. Comprometió a los proveedores de Pintura a la vez que lo hacia con todo el personal de los Servicios Menores. En el plazo de dos meses, la vieja casona de Cumming, tenia otra cara externa e internamente.

El Consejo de los Sub-secretarios de todos los Ministerios del Ejecutivo y que funcionaba los días Lunes a mediodía en la Dirección de Aprovisionamiento del Estado, tuvo que resolver el error administrativo de dedicar tantos dineros a la pintura. Cuando vieron la maravilla como había quedado el Liceo, la expresión fue si que hubiesen Rectores con decisión como el Sr.Paves, todos los Liceos estarían renovados tanto exterior como interiormente.

La Serena, con su Instituto Ingles, entusiasmaron al Rector Manuel Pavez, quien al ganar el Concurso Serénense, dejo nuestro Liceo. Famosa fue la frase acuñada por el popular Choro Saiz, gran profesor de Castellano de la época, "No nos dejo tiempo ni para pelarlo". Así nos tenia ocupados a todos, haciendo lo que decían del establecimiento, "Como tiraba para arriba".

Sucedió el año 1986, Hipólito González Morales que había llegado como el segundo hombre en el equipo de Manuel Pavez, asumió la Rectoría. Se iniciaba una nueva era en 1986. Los conflictos sociales de la época repercutían en los Establecimientos Educacionales. Las tradicionales "tomas", con alumnos usando gorras con pasamontañas y lanzando coktail Molotov en contra de Carabineros, era lo común en la época y debíamos soportar la reacción del alumno ante la nueva Rectoría que deseaba poner disciplina.

El nuevo periodo de los 9 Años fue un tanto conflictivo. Las juventudes eran difíciles de gobernar, pero así y todo el Establecimiento se mantenía, en el lugar dejado anteriormente. El viejo Liceo en este periodo sufrió la desgracia de incendiarse, un 23 de Septiembre de 1986, al mediodía se destruía el Gimnasio, Salón de Actos de Cumming 21, los pianos, mesas de ping-pong, sillas universitarias, etc, etc, fueron reducidas a cenizas. El periodo sufría una herida de muerte y la incomprensión de Apoderados y Alumnos, hizo que no se realizaran las Tradicionales Licenciaturas del Teatro Municipal, durante los tres últimos Años del periodo.

Con anterioridad, en 1987, llegaba al Liceo ocupando el cargo de Sub-director el tercer hombre del Ministerio de Educación por mucho tiempo, el Director de Educación Básica del Ministerio de Educación, don Gastón Cárcamo Vásquez. Conoció todo el sistema educacional de la Enseñanza Media, lo estudio y desde ese momento se transformo en el Reglamento Aplicacionista en persona.

Con don Gastón, el Liceo se vio prestigiado por la presencia de un Varón, Caballero, y con una tradición del Maestro de Cuño y Linaje. El Establecimiento, tuvo su mejor exponente en la defensa de la función del Profesor. Toda acción ejecutada por Don Gastón, tenia el reconocimiento de sus pares y los consejos oportunos, daban finalmente sus frutos. Caballero entre Caballeros, fue siempre Don Gastón, conquistando amigos y discípulos en el desempeño de sus funciones. Nueve Años dirigió la Centenaria Casona Aplicacionista, concluyendo su ciclo al experimentar el desatino manifestado por un sector que no trepido en los medios para desacerbar su voluntad y justificar su alejamiento.

Enero de 1996, la Casa de Schneider, se aprestaba a recibir el nuevo Timonel que ha de conducir el enorme buque, mas allá del año 2000. Fruto de sus constantes estudios de Post-grado, el experimentado dirigente de la antigua Sonap, hoy Colegio de Profesores del Área Oriente, Eusebio Milla Elgueta, ganaba en muy buenas lides, el Concurso Publico de la Dirección del Liceo de Aplicación entre 16 oponentes. Nueve meses han transcurrido desde la iniciación como Director de nuestro Liceo. El antiguo nombre de Rector, ha sido reemplazado por el de Director; pero en nada desmerece la calidad de conductor de quien hoy posee la voz y el mando de nuestra Nave. Imbuido de las nuevas estrategias de los Planes y Programas, de Proyectos Educacionales, etc, Eusebio Milla posee las dotes del buen Capitán que llevara a Puerto Seguro, al CENTENARIO LICEO DE APLICACIÓN.

Ladín Canto Ibarra
Inspector General
Sacado del Anuario del Liceo de Aplicación 1996
http://members.fortunecity.es/caballeroscl/liceos/historia.htm